logo

El artista de gusto exquisito exhibe unas obras de colores tan vivos y alegres que levantan el ánimo al instante… Mejor si se está alegre, porque no solamente visualizar sus pinturas es un placer, sino su conversación exquisita que le llena a uno de energía positiva.

Giverny es la comuna francesa al norte de París que, hoy en día, la gente visita principalmente con el objetivo de explorar la casa donde Monet pasara sus últimas casi tres décadas, dedicado a pintar y repintar los jardines que él mismo ordenó fuesen diseñados en el terreno frontal de su casa. Mi esposo y yo conocíamos ya Giverny, pero una tarde del mes de agosto pasado, decidimos explorar el barrio con sus galerías de arte, por cuyo portal muchas veces pasan los turistas sin animarse a entrar. Allí, a diez metros de la entrada a la casa de Monet, encontramos a Christophe Demarez en su galería; lo evidente salta a la vista: este artista de un gusto exquisito exhibe en su galería unas obras de colores tan vivos y alegres que levantan el ánimo al instante….   Mejor si se está alegre, porque no solamente que visualizar sus pinturas es un placer, sino que una conversación exquisita con el artista le llena a uno de energía positiva.  

Demarez es un hombre optimista y está genuinamente enamorado del mundo que le rodea. Sin embargo, su visión del mundo es la de un pintor que decide plasmar en su obra la imagen que tiene delante cual tal percibe el tiempo, es decir, en constante avance y movimiento. Para ilustrar, los edificios que Demarez pinta presentan líneas curvas, muchas veces redondeadas, dando la impresión de que el mundo dentro de la pintura se mueve o ha sido movido, creando un efecto que, desde el punto de vista de una arquitectura ordenada, se diría que se trata de una edificación accidentada o diseñada así para resaltar de entre el resto de edificaciones de líneas rectas. 

Pero eso no es todo; Demarez ha logrado alcanzar un punto muy sensible en la percepción de la luz y en cómo ésta transforma el paisaje, sea urbano, campestre, o incluso si la obra se centra en un modelo humano. Precisamente, éste es el ingrediente clave que obsesionó a Monet cuando decidió que sus jardines podrían ser pintados miles de veces sin repetir una sola vez la misma obra.

Hablando del efecto de la luz, Demarez nos confiesa lo representativo que resulta para él tener su galería en Giverny; primero, Demarez nació en 1963 a dos escasos kilómetros de esta zona y, en realidad, toda su vida ha estado ligada a la comuna de Giverny, por lo que pensar en tener su galería en otro lugar no es ni siquiera una opción a considerar. Demarez nos cuenta que la Fundación Monet le dio permiso para que pudiera ver el lago de los nenúfares que Monet tanto pintó, pero desde una perspectiva que le está vedada al espectador común. Así pues, Demarez tuvo la suerte de bucear en el lago y ver por debajo de esa superficie que hasta hoy refleja lo que Monet vio… aunque no exactamente porque, recordemos, como bien nos dice Demarez: ‘’el mundo está en movimiento constante’’.

Esta concesión de la fundación le ha permitido a Demarez no solamente pintar otra perspectiva del famoso lago de los nenúfares, sino además sentir que ése es el mejor homenaje que se le puede hacer al arte como tal… el ir más allá siempre y sin miedo. Sin embargo, otra faceta interesante de Demarez es su absoluta independencia; consciente de los formatos, criterios exigidos, nuevos estereotipos que muchos artistas quieren imponer, so pena de juzgar de ‘’atrasados’’ a quienes no se ‘’suban a este tren de ideas’’, Demarez expresa abiertamente que no le tienen sin el menor cuidado aquellas tendencias. Él lo que tiene claro es una cosa: la vida es demasiado bella y corta como para restringirse en la agotadora tarea de darle gusto al resto cuando, lo que de verdad importa, es el gusto propio de entregarse al pincel personal tal y como emerge desde lo más profundo del sentimiento y el pensamiento.

Demarez es además un hombre preocupado por el problema del plástico que contamina nuestro planeta; ha viajado y ha encontrado el mismo problema por todo lado. Habiendo estado ya en Guatemala, nos cuenta que espera y planifica visitar Ecuador en un futuro no muy lejano. Quien vea sus pinturas, podrá percibir la fuerte conexión con tintes impresionistas, a más de ese movimiento que revela en Demarez una sensibilidad extrema. Dicha sensibilidad le permite plasmar los detalles que hacen de un cuadro una verdadera invitación a adentrarnos en el mundo paralelo que, sin creatividad, olvidamos observar; artistas como Demarez nos lo traen de vuelta de una manera magnífica.

Demarez, el artista y sus obras

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Camino al Bicentenario de Cuenca

¿Qué necesidades apremiantes y fundamentales deberían satisfacerse para que la celebración deje beneficios y soluciones concretas para la ciudad del presente y del futuro? AVANCE consultó a los ex Alcaldes la pregunta que consta arriba. A Leoncio Cordero Jaramillo, el más antiguo, que...

Leer más...

Portada de la edición única de la revista RICTUS, en 1920.  CAMINO AL BICENTENARIO AVANCE arranca la cuenta regresiva del bicentenario de la Independencia de Cuenca. Y la inicia reproduciendo un reportaje de ingenioso humor de Alfonso M. Borrero, en la edición Nro. 1 de...

Leer más...

Por: Rolando Tello Espinoza Cuando el 5 de febrero de 1920 nació Antonio Lloret Bastidas, Cuenca preparaba el festejo del primer centenario de su Independencia. Hoy, año del segundo centenario, su obra literaria, histórica y periodística, es un galardón para la ciudad de la que fue su...

Leer más...

 Monseñor Daniel Hermida, obispo que impartió instrucciones en 1933, para combatir las “inmoralidades” de los cuencanos de entonces Una carta pastoral de 1933 conminaba a los cuencanos a no ir al cine ni al teatro, censuraba el vestuario deshonesto de las jóvenes...

Leer más...

por: Rolando Tello Espinoza  El poeta Arturo Cuesta Un personaje de vida sencilla y transparente, genial constructor de metáforas, hizo de la poesía una mística y una religión a la que se entregó con lealtad y pasión cotidiana. Es uno de los literatos del grupo ELAN...

Leer más...

El acontecimiento espectacular por el centenario de la independencia de Cuenca fue la hazaña del piloto italiano Elia Liut que inauguró la aeronavegación entre Guayaquil y Cuenca el 4 de noviembre de 1920, en el pequeño avión Telégrafo I. ¿Con qué acontecimiento histórico se celebrará...

Leer más...

Cuenta regresiva

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos

Derechos reservados 2019 © Revista Avance
Desarrollado por Webnet Soluciones
        
005033078