logo

El agua es símbolo de la vida y sangre de la tierra, es frágil y esencial. Nos invita a quererla y defenderla, a poseerla, a regenerarla

El agua es marca de transparencia: hielo, escarcha, gota, nube, todo es agua que evoca a la tierra en su expresión de fertilidad y fecundidad. Su función es sagrada y divina. En la mayoría de las religiones el agua es símbolo de purificación, en los rituales, el agua lava los pecados, limpia el presente para labrar el porvenir.

La función del agua como patrimonio de vida, es poética y vital en todas las simbologías acuáticas. Todas las culturas vernáculas conocían este ritual tejido entre la vida y el agua. Para los incas, el concepto de “Mama Qocha“ significaba ríos, lagos y océanos, las fuentes se interconectaban en los ríos subterráneos, la madre de todas las aguas cuidaba el ciclo hidráulico o el  “pacha cuti“.       

Las culturas amerindias comprendieron que bajo la tierra todo se une, todo se junta y se mezcla. La creencia de que las almas de los muertos sufren sed alertó a las poblaciones amenazadas por el calor y la sequía. Aún no nos percatamos sobre la ruptura violenta que provocamos con los entornos acuáticos y los efectos actuales y futuros del cambio climático. La sequía se pone en evidencia en muchas regiones del planeta. La polución continúa, y las aguas siguen muriendo. Hemos perdido el vínculo con las aguas. Su función vital y poética peligra. El juego en las aguas, sus poderes curativos, los reflejos del cosmos en las lagunas silenciosas, las aguas sin contaminar, son aspectos de esta fenomenología que sucumbe ante la barbarie de los procesos de industrialización y producción, la explotación minera a cielo abierto, la urbanización incontrolada y la ausencia de la cultura del agua.   

Estamos convirtiendo los ríos en cloacas. Los mares son el destino de estos vertederos cargados de inmundicia y despojos plásticos. Las aguas subterráneas son los residuos de tanta contaminación agroquímica e industrial y se pone en peligro el abastecimiento de las futuras generaciones.      

De niños soñábamos con el agua y nos percatamos de que el agua es vida, que el agua canta en los arroyos y los ríos. Nos gustaba bañarnos en los ríos, beber el agua fresca de las fuentes, saborear su pureza y su esencia. El contacto con el agua implica regeneración. Hoy hemos perdido esa posibilidad del disfrute con el agua y la naturaleza. El capitalismo mercantiliza los bienes de la naturaleza. El agua se vende en botellas procurando infundir en la opinión pública la idea del agua como mercancía de gran valor económico. Se despoja al agua de su dimensión de derecho humano, de su carácter vital, de su dimensión sagrada.   

Desde otro enfoque, el agua es siempre susceptible al dominio de la política, pues no se les da su justo valor a los problemas de acceso a ésta ni a cuidar su cantidad y calidad, lo que provoca que su valor poco a poco vaya siendo más elevado, hasta convertirse en un recurso estratégico para el desarrollo, como el petróleo y otros recursos no renovables.   

El agua está vinculada con la pobreza: un tercio de la población mundial no tiene agua potable. 45 millones de personas en Latinoamérica tampoco la tienen. Según la Constitución vigente “el derecho humano al agua es fundamental e irrenunciable. El agua constituye patrimonio nacional estratégico de uso público, inalienable, imprescriptible, inembargable y esencial para la vida“.   

En Ecuador, el agua se considera como un sector estratégico y por tanto el Estado será responsable de la provisión de los servicios públicos de agua potable y de riego… La legislación sobre el agua resulta primordial para resolver la problemática del país, sin embargo, la actual en parte no se apega a la realidad de la institución encargada de administrarla.

Poner un tema – como la justicia ambiental por el agua – en la agenda pública no es tan sencillo, ni se diga frente a un tema tan polémico propuesto por el Gobierno Provincial del Azuay y su prefecto Yaku Pérez Guartambel, contra de la minería metálica en fuentes de agua.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Camino al Bicentenario de Cuenca

¿Qué necesidades apremiantes y fundamentales deberían satisfacerse para que la celebración deje beneficios y soluciones concretas para la ciudad del presente y del futuro? AVANCE consultó a los ex Alcaldes la pregunta que consta arriba. A Leoncio Cordero Jaramillo, el más antiguo, que...

Leer más...

Portada de la edición única de la revista RICTUS, en 1920.  CAMINO AL BICENTENARIO AVANCE arranca la cuenta regresiva del bicentenario de la Independencia de Cuenca. Y la inicia reproduciendo un reportaje de ingenioso humor de Alfonso M. Borrero, en la edición Nro. 1 de...

Leer más...

Por: Rolando Tello Espinoza Cuando el 5 de febrero de 1920 nació Antonio Lloret Bastidas, Cuenca preparaba el festejo del primer centenario de su Independencia. Hoy, año del segundo centenario, su obra literaria, histórica y periodística, es un galardón para la ciudad de la que fue su...

Leer más...

 Monseñor Daniel Hermida, obispo que impartió instrucciones en 1933, para combatir las “inmoralidades” de los cuencanos de entonces Una carta pastoral de 1933 conminaba a los cuencanos a no ir al cine ni al teatro, censuraba el vestuario deshonesto de las jóvenes...

Leer más...

por: Rolando Tello Espinoza  El poeta Arturo Cuesta Un personaje de vida sencilla y transparente, genial constructor de metáforas, hizo de la poesía una mística y una religión a la que se entregó con lealtad y pasión cotidiana. Es uno de los literatos del grupo ELAN...

Leer más...

El acontecimiento espectacular por el centenario de la independencia de Cuenca fue la hazaña del piloto italiano Elia Liut que inauguró la aeronavegación entre Guayaquil y Cuenca el 4 de noviembre de 1920, en el pequeño avión Telégrafo I. ¿Con qué acontecimiento histórico se celebrará...

Leer más...

Cuenta regresiva

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos

Derechos reservados 2019 © Revista Avance
Desarrollado por Webnet Soluciones
        
005033447