logo

El Presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social tuvo funerales de Estado

El Ecuador perdió inesperadamente al más probo luchador en defensa de la moral pública, y contra la corrupción que sentó raíces insospechadas en el gobierno de la “revolución ciudadana”, dejando un país en crisis de valores y economía que demorará para recuperarse

La muerte del Presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), Julio César Trujillo, conmovió la conciencia nacional. Fue el rostro más auténtico de las actuales autoridades del Estado, en la lucha contra la corrupción.

Falleció el 19 de mayo por una hemorragia cerebral que sufrió cinco días antes, tras recibir ataques verbales violentos cuando rendía el informe final de su gestión que empezó el 6 de marzo de 2018. Los autores eran gente afín al ex Presidente Rafael Correa, entre cuyos altos colaboradores varios estan sindicados, presos, o prófugos de la justicia. Su ex vicepresidente, Jorge Glas, está tras las rejas. Trujillo era el rostro más hostil para los implicados en corrupción.

   Nació en Ibarra en 1931, donde estudió la primaria y la secundaria. Un maestro que influyó en su orientación social y política fue el obispo Leonidas Proaño, militante en los ideales cristianos de la Teología de la Liberación. Luego siguió en Quito la carrera de Derecho, graduándose de doctor en 1958 en la Universidad Católica.

   Su trayectoria política fue desde la derecha, desde 1958 en el partido Conservador, hasta 1977, cuando se integró a una corriente progresista del partido, que desembocó en el movimiento Unión Demócrata Cristiana-Democracia Popular, que lo presidió cuando el país estaba en el proceso de retorno al orden constitucional, luego del período de dictaduras iniciadas por Velasco Ibarra en 1970 y continuadas por los militares.

   En 1978 su nombre era considerado para la candidatura presidencial, pero prefirió apoyar al binomio Jaime Roldós Aguilera y Osvaldo Hurtado Larrea, que ganaron las elecciones por la coalición UDC-Concentración de Fuerzas Populares (CFP). Roldós y Hurtado se afiliaron a CFP porque el Tribunal Electoral no reconoció a Democracia Cristiana como partido.

   Trujillo fue el político de mayor presencia en más de cincuenta años de la vida nacional, especialmente en las cuatro décadas de continuidad democrática desde 1979, cuando el Ecuador retornó al orden constitucional que, con altos y bajos, es el más largo período desde inicios de la vida republicana en 1830. De 1966 a 1967 fue legislador de la Asamblea Constituyente. En 1982, Presidente del Tribunal de Garantías Constitucionales. En 1977, primer Defensor Público, que ejerció por dos semanas, inconforme ante limitaciones, inclusive económicas, para cumplir responsablemente el cargo.

   En 1984 fue candidato presidencial auspiciado por Democracia Popular, partido del entonces Presidente Osvaldo Hurtado Larrea, pero sufrió un revés cuando la imagen del partido gobernante se había debilitado ante el liderazgo derechista del socialcristiano León Febres Cordero.

   En 1993 se sintió ajeno en Democracia Popular, que creyó se había derechizado, y pasó a formar parte del movimiento indígena Pachakutik, en el que se mantuvo hasta el fin de sus días.

   Entre 1997 y 1998 integró la Asamblea Constituyente. En 2015 integró la Comisión Nacional Anticorrupción, organismo que detectó y denunció actos delictivos en contra del erario nacional, entre cuyos implicados estaba el Contralor Carlos Pólit, incondicional del Presidente Correa. Pólit le entabló a él y a los miembros de la Comisión un proceso judicial amañado que dictaminó la orden de prisión para los integrantes, que no llegó a cumplirse.

   Terminado el gobierno de Correa y con la consulta popular para separar a los miembros del Consejo de Participación Ciudadana obsecuentes al correato, Trujillo llegó a su último cargo público: la presidencia de este organismo, que tras evaluar la gestión de altas autoridades del Estado, destituyó a varias en un operativo de recuperación de la moral pública, lo que le conquistó enemigos, pero lo convirtió en un ejemplo de ciudadano luchador contra la corrupción.

   También destacó en la docencia, en la Universidad Central del Ecuador y Universidad Andina Simón Bolívar.  Su gestión fue importante para la creación de la Universidad del Azuay, que se inició como asociada a la Universidad Católica de Guayaquil, con informes favorables de su parte.

Considerado mártir en la lucha contra la corrupción, sus funerales se realizaron con honores de Estado y su vida y su obra fueron destacados por sectores sociales, culturales y políticos de los más variados sectores del pensamiento y de la vida nacional. La Fiscalía ha iniciado investigaciones para determinar la responsabilidad de quienes atacaron con virulencia al personaje, sin respetar sus valores morales intachables, ni su edad de 88 años cumplidos, incurriendo en motivos de sanción prescritos en la Ley del Anciano. De nada le podía acusar nadie a Trujillo, peor de corrupto o ladrón, como lo hicieron quienes, precisamente, al ofenderlo, estaban de lado de los mayores corruptos de la historia ecuatoriana en todos los tiempos. En más de medio siglo de ejercicio político transparente, Julio César Trujillo deja un legado ejemplar de honestidad y un vacío que difícilmente podrá ser ocupado por nadie en la actualidad del Ecuador.

 Trujillo y sus candidatos en la UPA

Julio Cesar Trujillo se hizo conocer en Cuenca y el Azuay en 1978, cuando la Unión de Periodistas del Azuay (UPA), promovió un ciclo de conferencias con dirigentes políticos ecuatorianos, para respaldar el proceso de retorno al orden constitucional. El nombre del programa fue 1978 : La Toma del Poder.

Por la sede de la UPA, en el tercer piso del edificio Patria, en la esquina de las calles Luis Cordero y Gran Colombia, pasaron, entre otros, Pedro José Arteta, liberal; Rodrigo Borja Cevallos, de Izquierda Democrática; Francisco Salazar Alvarado, Conservador; Asaad Bucaram, de CFP; Osvaldo Hurtado y Jaime Roldós Aguilera; Abdón Calderón Muñoz, del Frente Radical Alfarista, entre otros, quien estuvo varias veces en la UPA, la última, poco antes de ser asesinado bajo la autoría “intelectual” del Ministro de Gobierno de la dictadura de entonces, Bolívar Jarrín Cahueñas.

Julio César Trujillo, en los primeros días de mayo de 1978 -41 años atrás-, acompañó a los candidatos presidenciales Roldós y Hurtado, cuando era presidente nacional del movimiento Democracia Cristiana, a poco de haberse desvinculado del Partido Conservador, en el que se iniciara veinte años atrás.

Jaime Roldós y Osvaldo Hurtado ganaron las elecciones y fueron los primeros mandatarios electos desde 1968, cuando José María Velasco Ibarra accedió al poder para gobernar democráticamente hasta junio de 1970 y proclamarse dictador, siendo el primero de los gobernantes de facto hasta 1979, año de retorno a la democracia.

 

El binomio presidencial Roldós-Hurtado, a la izquierda Julio César Trujillo, en la sede de la Unión de Periodistas del Azuay (UPA), que promovió el ciclo de conferencias políticas “1978: La Toma del Poder”. A la derecha el presidente del gremio, Rolando Tello Espinoza.

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos

Camino al Bicentenario de Cuenca

¿Qué necesidades apremiantes y fundamentales deberían satisfacerse para que la celebración deje beneficios y soluciones concretas para la ciudad del presente y del futuro? AVANCE consultó a los ex Alcaldes la pregunta que consta arriba. A Leoncio Cordero Jaramillo, el más antiguo, que...

Leer más...

Portada de la edición única de la revista RICTUS, en 1920.  CAMINO AL BICENTENARIO AVANCE arranca la cuenta regresiva del bicentenario de la Independencia de Cuenca. Y la inicia reproduciendo un reportaje de ingenioso humor de Alfonso M. Borrero, en la edición Nro. 1 de...

Leer más...

Por: Rolando Tello Espinoza Cuando el 5 de febrero de 1920 nació Antonio Lloret Bastidas, Cuenca preparaba el festejo del primer centenario de su Independencia. Hoy, año del segundo centenario, su obra literaria, histórica y periodística, es un galardón para la ciudad de la que fue su...

Leer más...

 Monseñor Daniel Hermida, obispo que impartió instrucciones en 1933, para combatir las “inmoralidades” de los cuencanos de entonces Una carta pastoral de 1933 conminaba a los cuencanos a no ir al cine ni al teatro, censuraba el vestuario deshonesto de las jóvenes...

Leer más...

por: Rolando Tello Espinoza  El poeta Arturo Cuesta Un personaje de vida sencilla y transparente, genial constructor de metáforas, hizo de la poesía una mística y una religión a la que se entregó con lealtad y pasión cotidiana. Es uno de los literatos del grupo ELAN...

Leer más...

El acontecimiento espectacular por el centenario de la independencia de Cuenca fue la hazaña del piloto italiano Elia Liut que inauguró la aeronavegación entre Guayaquil y Cuenca el 4 de noviembre de 1920, en el pequeño avión Telégrafo I. ¿Con qué acontecimiento histórico se celebrará...

Leer más...

Cuenta regresiva
Derechos reservados 2019 © Revista Avance
Desarrollado por Webnet Soluciones
        
007486868