Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults

logo

Se trata de una formación rocosa que, a diferencia de otros cañones, tiene el ancho de apenas unos pocos metros, por lo que se llama en geología ‘cañón de ranura’. Es justamente eso, una ranura entre dos rocas que pueden alcanzar hasta los cuarenta metros de altura

Cuando un lugar nos fascina, decimos que es mágico porque nos hace sentir que hemos tocado algo especial al visitarlo. Sin embargo, dejando de lado el lirismo, la verdad es que existen muy pocos sitios que, en estricto sentido, son mágicos. Si la magia es la suerte de trucos que nos hacen ver cosas sorprendentes y cambios inesperados, pues justamente mágico es el Cañón del Antílope, ubicado en el estado de Arizona en Estados Unidos, en las afueras de una pequeña localidad llamada Page.

La magia del Cañón del Antílope radica en sus colores; se trata de una formación rocosa que, a diferencia de otros cañones, tiene un ancho de apenas unos pocos metros, por lo que se llama en geología ‘cañón de ranura’. Es justamente eso, una ranura entre dos rocas que pueden alcanzar hasta los cuarenta metros de altura. Debido a la variación en la altura de la roca, el sitio se divide en ‘Cañón del Antílope Superior’ y ‘Cañón del Antílope Inferior’.



Las rocas, dada la ubicación desértica del cañón y de la presencia de minerales rojos en la arena de la zona, son de colores variados en la gama de los rojos. De hecho, el color mismo de este cañón es mágico porque, conforme avanza el día, cambian las tonalidades de la roca dependiendo de la sombra y de la luz del sol. Esto ha motivado que el cañón sea visitado anualmente por fotógrafos no sólo aficionados sino por grandes fotógrafos profesionales. Parte de esa magia natural que posee el cañón es que permite fotos irrepetibles e increíbles. La belleza de los colores de la roca permite que se obtengan fotografías que, al ojo, parecieran trabajadas con algún programa digital. Sin embargo, el cañón no requiere de tal trabajo dados los intensos matices que presenta a lo largo del día; aquéllos pueden variar desde marrones de todo tipo, pasando por anaranjados, y llegando hasta rojos intensos.

Dado que el Cañón del Antílope se encuentra en terreno de reserva indígena de los Navajo, no es posible visitarlo sin un guía Navajo. En la tradición lingüística de los Navajo, el nombre de este bello sitio es ‘’Tse’ bighanilini’’, que se traduce como ‘’ el lugar donde el agua fluye a través de las rocas’’. Los indígenas de dicha reserva conocen no solamente su recorrido de principio a fin, sino que además están capacitados para evacuar lo más rápido posible a los visitantes en caso de que una inesperada lluvia llegase a inundar el cañón en cuestión de minutos, como cuentan que ocurrió en 1.997, cuando un grupo entero de turistas pereció ahogado debido a una lluvia inesperada. La presencia de lluvias anuales sigue esculpiendo la roca que forma este cañón de ranura, de manera que el paisaje se sigue modificando aunque de manera imperceptible al ojo no conocedor de geología.

El nombre de ‘Cañón del Antílope’ se debe a que los antílopes habitaban hasta hace algunos años en la región, pero la constante urbanización de las zonas aledañas ha hecho que dicha especie se haya alejado y, lastimosamente, casi extinguido. Para los Navajo, el sitio es un lugar espiritual donde pueden llevar a cabo su contacto con la naturaleza, actividad que es parte de su creencia esencial como seres humanos en la grandeza de lo natural.

A las partes más bajas del cañón, los Navajo le denominan como ‘’Hazdistazí, que quiere decir ‘’arcos de piedra en espiral’’, precisamente porque la formación de piedra parece descender en forma espiral. Este tipo de formación permite hacer fotografías espectaculares dado que la luz, al no ser tan alta la roca, puede alcanzar el fondo con mayor facilidad. Quizá por los colores mágicos que cambian a lo largo del día según la luz, es que es aconsejable tomar lo que los Navajo ofrecen como ‘tour fotográfico’, en el que el guía va indicando a los turistas los espacios donde se puede apuntar para obtener las mejores fotografías posibles. Ahí se aprende, en el transcurso, que mucho depende también de la posición de la persona en el pasadizo. Una de las fotografías más bellas que puede obtenerse con un poco de suerte es la de la luz entrando al pasadizo con un reflejo casi totalmente blanco, lo que la hace ver como una cascada que emergiera de las rocas.

Casi que nada de lo que se pueda decir sobre este sitio iguala la mágica belleza que ofrece al visitante; las fotografías ilustran mejor lo que es uno de los lugares, sin temor a equivocarme, más bellos del planeta… si no el más bello.

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos

Ciudad, Gente, Cultura y Desarrollo

Adioses silenciosos

El Covid-19 ha cambiado formas de vivir y de morir de los seres humanos. Personajes públicos, literatos, periodistas, políticos, empresarios, amigos, han ido sin despedirse ni ser despedidos. Muchos no fueron víctimas del virus exterminador, pero igual dejaron silenciosamente el mundo apenas acompañados por familiares íntimos en los cementerios.

Imposible sería citar a cuantos murieron en las últimas semanas y meses, desapercibidos para la sociedad, pese a su destacada presencia en ella y que, en circunstancias normales, habrían tenido homenajes y grandes acompañamientos fúnebres. Esta ligera reseña y las fotos de algunos de ellos, sean homenaje póstumo a seres conocidos o desconocidos que se fueron para siempre, en tiempos de pandemia, que continúa sin tregua.


Ver más

Camino al Bicentenario de Cuenca

¿Qué necesidades apremiantes y fundamentales deberían satisfacerse para que la celebración deje beneficios y soluciones concretas para la ciudad del presente y del futuro? AVANCE consultó a los ex Alcaldes la pregunta que consta arriba. A Leoncio Cordero Jaramillo, el más antiguo, que...

Leer más...

Portada de la edición única de la revista RICTUS, en 1920.  CAMINO AL BICENTENARIO AVANCE arranca la cuenta regresiva del bicentenario de la Independencia de Cuenca. Y la inicia reproduciendo un reportaje de ingenioso humor de Alfonso M. Borrero, en la edición Nro. 1 de...

Leer más...

Por: Rolando Tello Espinoza Cuando el 5 de febrero de 1920 nació Antonio Lloret Bastidas, Cuenca preparaba el festejo del primer centenario de su Independencia. Hoy, año del segundo centenario, su obra literaria, histórica y periodística, es un galardón para la ciudad de la que fue su...

Leer más...

 Monseñor Daniel Hermida, obispo que impartió instrucciones en 1933, para combatir las “inmoralidades” de los cuencanos de entonces Una carta pastoral de 1933 conminaba a los cuencanos a no ir al cine ni al teatro, censuraba el vestuario deshonesto de las jóvenes...

Leer más...

por: Rolando Tello Espinoza  El poeta Arturo Cuesta Un personaje de vida sencilla y transparente, genial constructor de metáforas, hizo de la poesía una mística y una religión a la que se entregó con lealtad y pasión cotidiana. Es uno de los literatos del grupo ELAN...

Leer más...

Hasta después de medio siglo XX el límite norte de Cuenca eran el edificio del instituto salesiano Cornelio Merchán y el templo de María Auxiliadora. Más arriba, los bosques de aucalipto en la colina de Cullca. A menos de dos meses del 3 de noviembre, bicentenario de la Independencia de...

Leer más...

El acontecimiento espectacular por el centenario de la independencia de Cuenca fue la hazaña del piloto italiano Elia Liut que inauguró la aeronavegación entre Guayaquil y Cuenca el 4 de noviembre de 1920, en el pequeño avión Telégrafo I. ¿Con qué acontecimiento histórico se celebrará...

Leer más...

Cuenta regresiva
Derechos reservados 2019 © Revista Avance
Desarrollado por Webnet Soluciones
        
009392490