logo

Los estímulos positivos, el ambiente tolerante, la actitud humana comprensiva, fueron sus armas para lograr la transmutación de seres amargados y abrumados por la difícil tarea de existir, por otros que logran convencerse que se puede vivir positivamente, pese a las dificultades y carencias con los que tropiezan a cada paso *

Se fue el instante menos advertido, con esa energía admirable para trazar metas y conseguir logros íntimamente deseados. Siempre entusiasta y persistente, con ese poderoso don de mirar el trasfondo de la vida, con entusiasmo y espíritu auténtico, para comprobar que todo obstáculo es susceptible de cambio, impulsado por influencias sociales positivas, y que la vida puede ofrecer esa oportunidad a quien actúa con buena fe, constancia y profunda comprensión humana.

Tal vez, cuando Jorge Crespo Toral maduró y advirtió que poseía decisión y energías para conseguir aquellos logros sociales que se había impuesto, no con el afán de brillar y aparecer como hombre de profunda solidaridad humana, sino porque sentía que su meta en la existencia era la sociedad en sí misma, y de ella, los sectores más conflictivos y olvidados : los pobres, supo llegar a aquellos que viven la monotonía cotidiana sin horizontes y las limitaciones de una cárcel; los que a través de un largo o corto paréntesis de reclusión aspiran a transformar su conducta mostrándose abiertos a rectificar actitudes y cambiar su rumbo, es decir, en afán de cumplir una tarea social positiva, susceptible de hacerse realidad con estrategias y formas apropiadas que alcancen su efectiva acción y tornarse en meta alcanzada.

Era un soñador, un emprendedor, un hombre valiente y humano, que bien creía en la posibilidad de un cambio de la conducta social si se les ofrece a los que la necesitan otros horizontes, para superar la confusión y la frustración, en quienes yacen confundidos y desviados y no advierten el privilegio que supone vivir y trabajar positivamente por la tranquilidad de todos los estamentos sociales de los que está hecha la organización humana. Y no se equivocaba: los estímulos positivos, el ambiente tolerante, la actitud humana comprensiva, fueron sus armas para lograr la transmutación de seres amargados y abrumados por la difícil tarea de existir, por otros que logran convencerse que se puede vivir positivamente, pese a las dificultades y carencias con los que tropiezan a cada paso.

Por esa razón formó una agrupación destinada a cooperar con la tarea rehabilitaria y sensible, la Confraternidad Carcelaria, que se preocupaba de todo ser abandonado y pospuesto socialmente, presentándole la posibilidad de una puerta de comprensión que apele a los sentimientos positivos y a un cambio de la conducta humana. Haciendo esa reflexión mayor: de que la sola apreciación de estar vivos nos plantea la actitud de aprovechar de esa fuente de posibilidades para acceder a otro ambiente mejor, motivaciones sociales trascendentes y así cooperar con la gran tarea de reformar el espíritu de nuestros semejantes.

Al evocar esta faceta fundamental de la personalidad de Jorge Crespo Toral, y su actitud generosa que confiaba en que sí es posible el cambio de la sociedad en base a estímulos oportunos y positivos, creemos que su ejemplo, su nombre, su personalidad extraordinaria y auténtica, deben constituirse en el referente que nos estimule a los ecuatorianos a trabajar por nuestros semejantes y, entre ellos, por los seres más conflictuados y disminuidos de nuestra sociedad. Él nos probó que siempre hay soluciones para los problemas mayores y que la fe, el optimismo y la confianza son las bases para conseguir todo lo que el ser humano se ha propuesto en su periplo por la vida.

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos

Camino al Bicentenario de Cuenca

¿Qué necesidades apremiantes y fundamentales deberían satisfacerse para que la celebración deje beneficios y soluciones concretas para la ciudad del presente y del futuro? AVANCE consultó a los ex Alcaldes la pregunta que consta arriba. A Leoncio Cordero Jaramillo, el más antiguo, que...

Leer más...

Portada de la edición única de la revista RICTUS, en 1920.  CAMINO AL BICENTENARIO AVANCE arranca la cuenta regresiva del bicentenario de la Independencia de Cuenca. Y la inicia reproduciendo un reportaje de ingenioso humor de Alfonso M. Borrero, en la edición Nro. 1 de...

Leer más...

Por: Rolando Tello Espinoza Cuando el 5 de febrero de 1920 nació Antonio Lloret Bastidas, Cuenca preparaba el festejo del primer centenario de su Independencia. Hoy, año del segundo centenario, su obra literaria, histórica y periodística, es un galardón para la ciudad de la que fue su...

Leer más...

 Monseñor Daniel Hermida, obispo que impartió instrucciones en 1933, para combatir las “inmoralidades” de los cuencanos de entonces Una carta pastoral de 1933 conminaba a los cuencanos a no ir al cine ni al teatro, censuraba el vestuario deshonesto de las jóvenes...

Leer más...

por: Rolando Tello Espinoza  El poeta Arturo Cuesta Un personaje de vida sencilla y transparente, genial constructor de metáforas, hizo de la poesía una mística y una religión a la que se entregó con lealtad y pasión cotidiana. Es uno de los literatos del grupo ELAN...

Leer más...

El acontecimiento espectacular por el centenario de la independencia de Cuenca fue la hazaña del piloto italiano Elia Liut que inauguró la aeronavegación entre Guayaquil y Cuenca el 4 de noviembre de 1920, en el pequeño avión Telégrafo I. ¿Con qué acontecimiento histórico se celebrará...

Leer más...

Cuenta regresiva
Derechos reservados 2019 © Revista Avance
Desarrollado por Webnet Soluciones
        
007487748