Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults

logo

Con frecuencia se ha oído hablar de presos políticos. Pero cuando los tribunales los han hallado culpables y los condenan, se convierten en políticos presos. La diferencia no solo radica en un jugar con los nombres, sustantivándolos o adjetivándolos según vayan antes o después

Uno de los padres del pensamiento occidental calificó al ser humano, hace dos mil trescientos años, como un animal político, considerando su capacidad de organizar la sociedad con leyes que garanticen la vida dentro de la “polis”. Pero si Aristóteles volviera para vivir en una sociedad de leyes acomodadas al interés individual, de seguro que trocaría los elementos de su definición, puesto que los políticos habrían hecho descender la sociedad al reino que no necesita de otro gobierno que las leyes naturales.

En esta indefinición hemos sobrevivido desde poco antes de la sombría segunda mitad del siglo XX, cuando perdimos la oportunidad única de consolidar la transformación del país, debido a la indecisión de uno de los grandes políticos que nos enseñó a vivir del discurso, mientras descendíamos, nutridos de los mismos lugares comunes, de las mismas promesas:

“…sentisteis que no era posible continuar con el fraude electoral corruptor y corrompido; que no era posible continuar con el privilegio económico inmoral de ciertos pequeños grupos y especuladores sin conciencia, que era menester proclamar la igualdad de los ecuatorianos ante el deber, ante la ley, ante el derecho; que era menester reunir a todos los ecuatorianos en un solo haz sentimental e intelectual para expresar en América la voz de la libertad…”

“Os recomiendo pensar, ecuatorianos, en que una nación, y como tal el Ecuador, es una complejidad orgánica y tradicional. La forja la naturaleza, la complica la naturaleza; el tiempo le va dando forma y en esta agrupación orgánica tradicional hay muchas fuerzas que operan en diverso sentido, produciendo diferentes resultados. El gobierno es una de estas fuerzas; no es la fuerza única ni es la más poderosa, porque la fuerza más poderosa son los individuos y entidades que constituyen la nacionalidad: los centros agrícolas, comerciales, industriales; las universidades, los colegios, la Iglesia y, sobre todo, los individuos”.

Desliza ante el auditorio delirante una idea cuya originalidad debimos reclamar oportunamente: “Por consiguiente, si me preguntáis ¿qué he hecho por el país en este año tormentoso? Tengo pleno derecho a contestaros ¿y qué habéis hecho vosotros por la nación en este año tormentoso?”

“Pues bien ¿sabéis lo que he hecho? Tratar de dar al país conciencia nacional, orgullo de la nacionalidad. Para mí, amigos, todo está en el interior del hombre; todo está, oídlo bien, en el interior del hombre. Si el hombre es heroico; si el hombre tiene conciencia nacional, si el hombre tiene orgullo, si el hombre ama el deber, si ama el sacrificio, no le importan la pobreza, ni siquiera la derrota militar, porque el hombre que tiene alma, el hombre que tiene inteligencia, el hombre que sabe poner la inteligencia al servicio del deber, quebranta la roca, transporta los montes, vence la naturaleza… Por consiguiente, lo esencial es la moral del individuo”.

“Queremos vincular con carreteras la Sierra con la Costa (…) Reguemos los campos del Chimborazo, los campos de Tumbaco, los inmensos campos manabitas, captemos las aguas del río Pisque para regar inmensas tierras vecinas. Y ¿por qué no soñar? El hombre ha de soñar, la Nación ha de soñar (…) Soñemos en aprovechar las aguas del Pastaza. Ese río trágico, empeñado en inútil y eterno combate contra las faldas del Tungurahua, que convierta sus energías en fuerza eléctrica (…)”

Cesados los aplausos y las aclamaciones, prosigue el orador:

“Pero, amigos, no habrá en el mundo hombre alguno, gobernante alguno que pueda daros felicidad completa y una nación plenamente reconstruida y destinada a la contemplación estática. Si fuéramos felices, después de poco seríamos imbéciles. La gloria está en la lucha. La gloria está en saber triunfar (…)”

Era el 28 de mayo de 1945. Antes de concluir, el doctor Velasco Ibarra hizo un llamamiento al pueblo a no dejarse engañar por el peligro de los chismes, otra idea brillante, cuya originalidad debería ser reclamada oficialmente estos días, ante la Santa Sede.

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos

Ciudad, Gente, Cultura y Desarrollo

Adioses silenciosos

El Covid-19 ha cambiado formas de vivir y de morir de los seres humanos. Personajes públicos, literatos, periodistas, políticos, empresarios, amigos, han ido sin despedirse ni ser despedidos. Muchos no fueron víctimas del virus exterminador, pero igual dejaron silenciosamente el mundo apenas acompañados por familiares íntimos en los cementerios.

Imposible sería citar a cuantos murieron en las últimas semanas y meses, desapercibidos para la sociedad, pese a su destacada presencia en ella y que, en circunstancias normales, habrían tenido homenajes y grandes acompañamientos fúnebres. Esta ligera reseña y las fotos de algunos de ellos, sean homenaje póstumo a seres conocidos o desconocidos que se fueron para siempre, en tiempos de pandemia, que continúa sin tregua.


Ver más

Camino al Bicentenario de Cuenca

¿Qué necesidades apremiantes y fundamentales deberían satisfacerse para que la celebración deje beneficios y soluciones concretas para la ciudad del presente y del futuro? AVANCE consultó a los ex Alcaldes la pregunta que consta arriba. A Leoncio Cordero Jaramillo, el más antiguo, que...

Leer más...

Portada de la edición única de la revista RICTUS, en 1920.  CAMINO AL BICENTENARIO AVANCE arranca la cuenta regresiva del bicentenario de la Independencia de Cuenca. Y la inicia reproduciendo un reportaje de ingenioso humor de Alfonso M. Borrero, en la edición Nro. 1 de...

Leer más...

Por: Rolando Tello Espinoza Cuando el 5 de febrero de 1920 nació Antonio Lloret Bastidas, Cuenca preparaba el festejo del primer centenario de su Independencia. Hoy, año del segundo centenario, su obra literaria, histórica y periodística, es un galardón para la ciudad de la que fue su...

Leer más...

 Monseñor Daniel Hermida, obispo que impartió instrucciones en 1933, para combatir las “inmoralidades” de los cuencanos de entonces Una carta pastoral de 1933 conminaba a los cuencanos a no ir al cine ni al teatro, censuraba el vestuario deshonesto de las jóvenes...

Leer más...

por: Rolando Tello Espinoza  El poeta Arturo Cuesta Un personaje de vida sencilla y transparente, genial constructor de metáforas, hizo de la poesía una mística y una religión a la que se entregó con lealtad y pasión cotidiana. Es uno de los literatos del grupo ELAN...

Leer más...

Hasta después de medio siglo XX el límite norte de Cuenca eran el edificio del instituto salesiano Cornelio Merchán y el templo de María Auxiliadora. Más arriba, los bosques de aucalipto en la colina de Cullca. A menos de dos meses del 3 de noviembre, bicentenario de la Independencia de...

Leer más...

El acontecimiento espectacular por el centenario de la independencia de Cuenca fue la hazaña del piloto italiano Elia Liut que inauguró la aeronavegación entre Guayaquil y Cuenca el 4 de noviembre de 1920, en el pequeño avión Telégrafo I. ¿Con qué acontecimiento histórico se celebrará...

Leer más...

Cuenta regresiva
Derechos reservados 2019 © Revista Avance
Desarrollado por Webnet Soluciones
        
009391614