Revista Avance

      

Actualmente editando: /home/ravance/public_html/templates/cloudbase/layouts/blocks/main.php Codificación: Volver a abrir Cambiar a Editor de código Cerrar Salvar

Palabras y piedras sueltas

Banner

Correa pasó la página en contra del diario El Universo


 

Portada del diario en la edición del otro día en que fuera perdonado por el Presidente

 

Perdonó a los acusados afirmando que se probó la verdad contra las injurias que le imputaron y se demostró que en la América Latina es posible sancionar a los grandes medios de comunicación cuando cometen abusos actuando al margen de la legalidad

 

 

La condena a diario El Universo, a sus propietarios y al ex columnista Emilio Palacio, por injurias a Rafael Correa Delgado, con la que se estrenó el 16 de febrero la Corte Nacional de Justicia, causó un escándalo mediático nacional e internacional que se diluyó el 27 del mismo mes, cuando el ofendido perdonó a los sentenciados. 
 
Todo empezó el 6 de febrero de 2011, cuando Emilio Palacio publicó el artículo No a las Mentiras sobre el episodio del 11 de septiembre de 2010, cuando al secuestrado Presidente Correa se lo rescató con un cruento operativo militar. El periodista acusó a Correa de un crimen de lesa humanidad al “haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente…”
 
La frase motivó la querella y la sentencia condenatoria, pues el periodista no pudo probar la aseveración. Así concreto es el resumen del polémico, político y bullicioso casi jurídico, con repercusiones en el país y el exterior, en tratándose de una inusual confrontación de poderes: del Presidente y de los medios de comunicación, estos últimos desviando la defensa hacia principios de “libertad de expresión”.
 
La Asociación de Editores de Periódicos (AEDEP), gremios nacionales de periodistas y entidades que agrupan a propietarios de medios en el exterior, vendieron la imagen de que en el Ecuador “no hay libertad de expresión” y de que la Justicia era obsecuente con el Presidente de la República.
 
El proceso estuvo plagado de incidencias, provocadas de los dos sectores en controversia. Los sindicados y sus defensores ignoraron el contenido injurioso de la afirmación periodística que sustentó la querella. También se promovió el argumento económico, según el cual Correa pretendía acumular decenas de millones de dólares de indemnización, pero se ignoró que el dinero lo destinaría al proyecto ambiental Yasuní.
 
   Se calificó de desproporcionada la pretensión de Correa sobre la multa de 40 millones de dólares y acaso en ello hubo razón. Pero poco se consideró que la supuesta injuria fue publicada en El Mayor Diario Nacional, como se autocalifica El Universo, lo cual sería verdad en referencia a la tirada de ejemplares y también a los ingresos económicos de la empresa editorial. Por añadidura, el acusado en la columna periodística era nada menos que el Presidente Constitucional de la República.
 
   La Corte Nacional de Justicia lo que hizo fue dejar en firme la sentencia condenatoria del Juez Juan Paredes en julio de 2011, sobre la que hay un proceso investigativo para determinar si fue redactada por él o por los abogados del Presidente. Entonces vino el escándalo y al otro día el diario sentenciado anunciaba: “Nuestras acciones recién están por comenzar. Una vez que hemos agotado las instancias judiciales ordinarias internas, iniciaremos nuestro accionar en las organizaciones internacionales de protección de derechos humanos y denunciaremos la evidente manipulación de la justicia ecuatoriana ante los organismos competentes”.
 
   Y vino lo que vino: el escándalo internacional, la solidaridad de medios y organizaciones de dueños de periódicos de diversas partes del mundo, con un espíritu de cuerpo sin precedentes, para defender la “libertad de expresión”, así como la intervención de la propia Comisión Interamericana de los Derechos Humanos. El poder de la prensa internacional resultó determinante para acelerar el pronunciamiento presidencial sobre el perdón a los sentenciados.
 
   El 27 de febrero, ante medios de comunicación del país y de cadenas internacionales, el Presidente Rafael Correa  anunciaba: “…Así como tomé la decisión de iniciar este juicio, he decidido ratificar algo que hace tiempo estaba decidido en mi corazón: perdonar a los acusados, concediéndoles la remisión de las condenas que merecidamente recibieron, incluyendo a la compañía El Universo”.
 
   El perdón se extendió también para los autores del libro El Gran Hermano,  Juan Calderón y Christian Zurita, quienes acusaron al Presidente Correa de haber conocido los negocios sospechosos de su hermano Fabricio, lo que Rafael Correa calificó de infamia.
 
   El Director de El Universo, horas después de que fuera confirmada la sentencia contra él, sus dos hermanos y el articulista Palacio, se asiló en la embajada de Panamá en Quito, mientras simultáneamente el Presidente Martinelli de ese país anunciaba haberle concedido asilo, lo que fue ironizado por el Gobierno, pues el señor Pérez Barriga podía salir libremente del país, ya que no estaba ejecutoriada la sentencia. Hasta el 29 de febrero, el Gobierno no le extendía el salvoconducto para que saliera del país, considerando que el exilio no tenía justificación porque no tenía orden de prisión ni era perseguido político.
 
   El perdón de Rafael Correa fue oficializado mediante documento presentado al Tribunal de la Sala de lo Penal de la Corte Nacional de Justicia, el mismo 27 de febrero, por los abogados Gutemberg y Alambert  Vera, defensores del Presidente:  “…He tomado la decisión, al haber relucido la verdad y nada más que la verdad, hecho que fue el único fin y propósito de este proceso legal, dejo constancia presento ante ustedes señores Magistrados, el perdón de la pena a favor de los señores Emilio Palacio Urrutia, Carlos Nicolás Pérez Lapentti, Carlos Eduardo Pérez Barriga y César Enrique Pérez Barriga, de conformidad con lo que dispone el Art. 113 del Código Penal”.
 
   Y termina señalando: “Por estas consideraciones ante ustedes muy respetuosamente solicito el archivo del proceso, dejando constancia que las consecuencias jurídicas de la sentencia no deberán surtir efecto alguno, ya que éste como lo establece la ley se extinguiría por el perdón de la parte ofendida”.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Portada de Mayo de 2017

Leoncio Cordero Jaramillo,
médico, ex Alcalde de 
Cuenca, cumple cien años con energía y lucidez

 

Opinión

Nuevo Gobierno, Nuevas Esperanzas...

   Una nueva etapa en la historia del Ecuador se inicia el 24 de mayo. Diez años de gobierno del Presidente Rafael Correa Delgado llegan a su fin, y en los próximos cuatro años el país será administrado por su coideario y sucesor, Lenin Moreno Garcés. 

Leer más...

Reportajes, Entrevistas y Más...

Ciudad, gente, cultura y desarrollo

 

 

 

 

La Universidad del Azuay integró a su Consejo Consultivo a la Empresa Gerardo Ortiz e hijos Cia. Ltda, para que  estudiantes de las diferentes carreras realicen prácticas pre profesionales . El Presidente del Grupo Ortiz, Patricio Ortiz, y el Rector Modesto Salgado, suscriben el documento. 
 

 

 

 

 

 

 

 

Verónica Muñoz y Alex Marín contrajeron matrimonio. La ceremonia religiosa fue en el templo de La Merced. Los jóvenes esposos fueron homenajeados por sus familiares y amigos. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vanessa Freire, Iván Petroff, Martín Sánchez y Pepe Luna,son candidatos a la Dirección de la Casa de la Cultura del Azuay, en las elecciones que tendrán lugar el 6 de mayo, de conformidad con las disposiciones de la nueva Ley de Cultura.

 

 

 

 

 

 

 

Fernando Alvarez Pazos y Gabriela Franco, artistas ecuatorianos triunfadores en la 37 edición del Festival Latinoamericano de la Canción realizado el mes anterior en California.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

Familiares de Elia Liut, piloto italiano que inauguró los vuelos a Cuenca en 1920, estuvieron en la redacción de AVANCE el 27 de abril, y presentaron el saludo a su Director. Ellos vinieron para asistir a la reinauguración del museo Remigio Crespo Toral, donde están reliquias del personaje pionero de la aeronavegación ecuatoriana. 
 
   Fernando Liut Narváez, sobrino del piloto, acompañado de sus padres Eduardo Liut Pareja e Isabel Narváez Donoso, departieron con el Director de la revista, Rolando Tello, a quien entregaron una réplica de la medalla conmemorativa del histórico vuelo Guayaquil-Cuenca, que piloteara su familiar hace 97 años. El anverso y el reverso de la valiosa reliquia, acompañan a esta nota. 
 

 

La casa museo Remigio Crespo Toral esta lista para abrir sus puertas, hermosamente restaurada,para que empiece a funcionar desde el próximo abril.

Vida en Broma

El Sindicato de Choferes del Azuay entregó credenciales de manejo a sus nuevos graduados. Coincide con la entrega de credenciales a los nuevos asambleístas ecuatorianos: ¿Quiénes serán mejores conductores en esta accidentada vida nacional? 

Leer más...

Mucho mejor Ecuador

Banner

Contador de Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

Visitas desde el 29-Dic-2008

mod_vvisit_counterHoy648
mod_vvisit_counterAyer974
mod_vvisit_counterEste mes23681

Versión Digital

 

 







Documento sin título
Utimos comentarios


Desarrollado por Webnet Soluciones