Revista Avance

      

Actualmente editando: /home/ravance/public_html/templates/cloudbase/layouts/blocks/main.php Codificación: Volver a abrir Cambiar a Editor de código Cerrar Salvar

Las Remesas no remedian la inequidad femenina en Cuba

Una madre camina junto a su hija, en la Habana Vieja, en la capital de Cuba, tras recogerla de la escuela. 

por Ivet González

LA HABANA (IPS) - En la jerga de las calles cubanas, las personas con fe dejaron de ser las creyentes en poderes divinos. Ahora son las que tienen familia en el exterior (FE) y suelen ser vistas como “privilegiadas” por recibir remesas que alivian la dura economía doméstica 

 
A  sus 67 años, Ramona Hernández aparenta pertenecer al segmento de la población de 11,2 millones de habitantes, que mejoró su situación económica gracias a la ayuda enviada por familiares que forman parte de la llamada diáspora, en dinero o especie, como ropa, equipos electrodomésticos, alimentos, saldos de celulares y medicinas. Sin embargo, vive en un humilde apartamento en la capital cubana, de paredes despintadas, puertas y ventanas desvencijadas y techos en mal estado. Durante su vida laboral, tuvo diversos empleos en enfermería y otros oficios pero no acumuló la cantidad de años exigidos por la ley para recibir una pensión de retiro.
 
   “Lo que manda mi familia es mi único ingreso y alcanza para comer si lo distribuyo bien”, explicó esta mujer, que cuida sola a su madre postrada, de 81 años. “Mi mamá estuvo en España hasta hace tres años, cuando enfermó y mi hija no pudo cuidarla más. La decisión fue mandarla a casa”, detalló. Su única hija, que se residenció en Barcelona hace 15 años, perdió su empleo con la crisis que golpea ese país europeo desde 2012.
 
   La historia de pobreza y vulnerabilidad de esta mujer representa una arista poco abordada dentro del complejo fenómeno de las remesas en Cuba, que hoy suele asociarse solo a los casos de las familias emigradas con grandes recursos que financian y cogestionan muchos de los exitosos y crecientes negocios privados en el país.
 
   “La mayoría de las investigaciones económicas no toman en cuentan que la cantidad de dinero enviado por los migrantes, así como la manera en que se envía y cómo se emplea, están condicionados también por la economía del hogar y las relaciones de poder”, indicó la economista Blanca Munster, quien estudió los nudos entre remesas, pobreza y género en la sociedad actual cubana. Así, la investigadora en asuntos económicos y de género tocó tres asuntos poco abordados en la esfera pública e insistió en las desventajas femeninas a la hora de aprovechar estos ingresos para lograr un sustento propio.
 
   Aunque constituyen una importante fuente de ingresos para este país con su economía actual en una crisis agudizada, según fuentes especializadas, las autoridades locales no publican cifras oficiales del volumen captado cada año por remesas ni qué lugar ocupan entre los sectores más importantes de la economía cubana.
 
   En una revista que se distribuye en Cuba y Estados Unidos, el economista cubano Juan Triana estimó que por ese concepto ingresan entre 2.000 y 2.500 millones de dólares anuales. Ese monto lo aporta únicamente la exportación de servicios médicos, que constituye el primer renglón de la economía cubana, comparó. Otros estudios independientes en Miami, donde vive la mayor comunidad cubana en el exterior, calculan que los envíos alcanzaron la cifra récord de 3.354 millones de dólares en 2015.
 
   Ese fue el primer año que rigió la ampliación del tope trimestral de remesas desde Estados Unidos para residentes en Cuba, de 500 a 2.000 dólares, en una medida establecida por el presidente Barack Obama, el mismo 17 de diciembre de 2014, cuando los dos países anunciaron la reanudación de relaciones bilaterales.
 
   En 2013, la economista estudió 50 núcleos con bajos ingresos y receptores de ayudas externas en la comunidad periurbana de Santa Fe, con una población de 27.855 habitantes asentada en esa zona pesquera y para el turismo local en la costa del noroeste habanero. Todas las familias dependían de las remesas para su subsistencia, pero pocas lograron con esas ayudas hacerse de un sustento propio, debido a factores como los bajos montos recibidos del exterior y la alta prevalencia en los hogares de dependientes como niños pequeños, estudiantes, ancianos y enfermos.
 
   “Las mujeres viven situaciones de empoderamiento y ‘desempoderamiento’ en los hogares pobres receptores de remesas”, sostuvo Munster. “Recibir y gestionar las remesas no supone decidir sobre su uso, que con frecuencia está principalmente definido por quien las envía”. Las mujeres de las familias estudiadas de Santa Fe padecían más que los hombres la carga de la escasez de recursos, porque las remesas mejoraban las condiciones para su trabajo doméstico.
   Pero, en contrapartida, muchas recibían dinero de sus familiares emigrados para poder concentrarse en cuidar ancianos, niños y enfermos, lo que reforzaba los roles tradicionales femeninos así como su reconcentración en el trabajo reproductivo y no remunerado.
 
   Observó, además, que algunos hombres y mujeres hicieron pequeñas inversiones productivas. Ellos lograron emprendimientos más lucrativos como la cría de animales o poder dedicarse al servicio de taxista, pero ellas realizaron negocios tradicionales femeninos como peluquerías, venta de audiovisuales, de ropa y accesorios, detalló.
 
   A juicio de Munster, entre otras limitantes, las mujeres carecen de “una cultura empresarial y tributaria previa” porque “siempre han trabajado en el sector de los servicios estatales o en el hogar”. “Las remesas suelen sustituir el ingreso con que ellas no cuentan o les resulta insuficiente para satisfacer sus necesidades básicas”, aseguró. Es el caso de Fabiana Mora, obrera de 33 años que controla la calidad en una empresa con capital extranjero en La Habana. Esporádicamente, recibe dinero, medicinas y ropas de su padre que vive en Estados Unidos. “Me pongo muy contenta cada vez que recibo algo”, compartió con IPS.
 
   “La remesa es una ayuda pero no da para cubrir todas las necesidades. También tengo mi salario y lo que gano vendiendo teléfonos celulares y ropa”, precisó. El padre de Mora le envía con alguna frecuencia artículos de este tipo para que ella obtenga ganancias con la reventa de ropa importada, pese a que este comercio está prohibido para la iniciativa privada.
 
   Permitidas por las autoridades locales durante los inicios de la crisis que comenzó en 1991, las remesas cumplen desde entonces un importante rol en la economía familiar y nacional, aunque su comportamiento depende del estado de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, donde viven más de dos millones de personas nacidas en la isla y sus descendientes.
 
Dos mujeres preparan los productos para la venta en un pequeño puesto dentro de un edificio en La Habana.
 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Portada de Abril de 2017

Lenin Moreno festeja el triunfo en las elecciones presidenciales. 
Cristina Palacio habría sido asesinada, lo que conmociona a Cuenca

 

Opinión

Después de la jornada cívica electoral

El Ecuador ha cumplido una jornada cívica de gran madurez en las elecciones del 2 de abril. El fragor de la campaña, con matices de virulencia, ha quedado atrás. Todos los pronósticos agoreros de confrontación de insospechadas consecuencias, quedaron desvanecidos al conocer las cifras de las votaciones.

Leer más...

Reportajes, Entrevistas y Más...

Ciudad, gente, cultura y desarrollo

 

 

La Casa de Cuenca, institución de cuencanos residentes en Quito, designó a su Directiva para el período 2017-2018. Resultó elegida Presidenta Ximena Vintimilla Moscoso, quien aparece en un ángulo, al posesionarse. En la foto constan los dignatarios electos.

 

 

 

 

 

 

 

Del 20 al 24 de noviembre será el XIII Encuntro de Literatura Ecuatoriana y Latinoamericana, organizado por la Universidad de Cuenca. El anuncio hicieron los dignatarios que constan en la foto: Jaqueline Verdugo, Presidenta del Encuentro, Pablo Vanegas, Rector de la Universidad, Humberto Chacón, Decano de la Facultad de Filosofía, y  Elena Jerves, Subdecana.

 

 

 

 

 

 

 

 

Camino a los 104 años de edad –nació en agosto de 1913- falleció Emilia Izquierdo Crespo de Lituma, madre de una amplia descendencia azuaya. Fue última sobreviviente de la primera promoción de Bachilleres en Ciencias de la Educación, en 1939, del normal Manuel J. Calle. Dedicó su vida a la docencia escolar hasta jubilarse hace cerca de medio siglo. Condolencias a sus familiares.

 

 

 

El mantenimiento permanente de las calles adoquinadas del centro histórico de Cuenca, es una importante gestión municipal. Se aprecia un tramo de la Luis Cordero y Calle Larga, con obreros en plena actividad.

 

 

 

 

 

 

 

En marzo falleció Max Vidal Moscoso. Ingeniero de profesión dedicó varios años de su vida a las obras del proyecto hidroeléctrico Paute y al ejercicio profesional particular. Condolencias para sus familiares.

 

 

 

 

Vida en Broma

Humm… las elecciones. Las lluvias e inundaciones hicieron temer que el entusiasmo del sufragio se convirtiera en terrible naufragio: pero todo ya pasó dejando atrás los amagos de tormenta.


Leer más...

Mucho mejor Ecuador

Banner

Contador de Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

Visitas desde el 29-Dic-2008

mod_vvisit_counterHoy522
mod_vvisit_counterAyer1657
mod_vvisit_counterEste mes85873

Versión Digital

 

 









Desarrollado por Webnet Soluciones