Contador de Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

Visitas desde el 29-Dic-2008

mod_vvisit_counterHoy10
mod_vvisit_counterAyer1199
mod_vvisit_counterEsta semana4285
mod_vvisit_counterEste mes24449
Los recuerdos de Bolívar cuando pasó por Cuenca Imprimir

Al conmemorarse los 127 años de su natalicio acaban de celebrarse eventos en homenaje al libertador de América


En los países bolivarianos se conmemora con solemnidad cada 24 de julio el natalicio del Libertador Simón Bolívar. ¿Nació realmente el 24 de julio de 1783, como consta en su partida de nacimiento? La duda viene de una carta que él dirigiera a su prima Fanny du Villars –una de sus amadas- donde afirma que su padre adelantó un día la fecha del natalicio para no llamarle Santiago, como quería el abuelo materno, según la tradición de acoplar el nombre de los nacidos al santoral de la fecha.
“Mi padre era más bien radical y poco apegado a los rituales de la iglesia –apunta en aquella carta-, pero quería darme el nombre de Simón, por Simón Pedro el Apóstol Mayor, el de eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; pero sobre todo porque ese era un nombre que en la familia era más como una enfermedad de lo mucho que se repetía. Una enfermedad de verdad también porque lo llevaba tanto mi quinto abuelo Simón de Bolívar el Viejo, el primer Simón Bolívar y el primer Bolívar en Venezuela, como mi cuarto abuelo, Simón el Joven. Como ambos eran a cual más locos, esto me deja a mí como Simón el Niño, en su digna compañía, y para muchos más loco que los viejos Simones… Mi padre me cambió mi fecha de nacimiento a la del día anterior, 24 de julio, para zafarse del nombre Santiago, y para quitarse de encima a preparado para tamaña argucia ni se sabía tanto del Martirologio Romano como para poder chistar…”
La autenticidad de la carta ha sido puesta en dudas, lo cual constituiría parte de la leyenda que envuelve al personaje, evocado cada 24 de julio con admiración por los gobiernos y los pueblos liberados por él, conmemorando ese día la fecha de su llegada al mundo.

Bolívar estuvo en Cuenca por dos ocasiones en 1822 y su paso ha quedado grabado en la historia por los grandes homenajes que recibiera de autoridades y ciudadanos y también por la quinta donde se alojó en el barrio de Gapal, conocida desde entonces como la Quinta Bolívar
De la casa auténtica en la que se hospedó el Libertador, solo ha quedado la foto.

Bolívar estuvo en Cuenca por dos ocasiones en 1822 y su paso ha quedado grabado en la historia por los grandes homenajes que recibiera de autoridades y ciudadanos y también por la quinta donde se alojó en el barrio de Gapal, conocida desde entonces como la Quinta Bolívar, aunque la edificación no es la auténtica, pues la que sirvió para hospedarle, planificar importantes acciones políticas y militares, fue demolida en los años 30 del siglo pasado.
En 1822 Bolívar desarrolló actividades históricas en el territorio del actual Ecuador, destacando el 24 de mayo la Batalla del Pichincha; el 16 de junio la entrada triunfal en Quito, donde recibió los más grandes homenajes que a héroe alguno jamás esa ciudad haya tributado. Ese día conoció a Manuela Sáenz, la mujer más influyente en la vida y el destino del Libertador e inclusive en el destino de los pueblos bolivarianos.
En ese mismo año, el 27 de julio, se realiza el encuentro de Bolívar y San Martín en Guayaquil, donde permanece durante el mes de agosto. El 1 de septiembre viaja a Cuenca por Naranjal, Molleturo y El Cajas, hasta llegar a la ciudad el 8 de ese mes, para ser recibido en forma apoteósica, con arcos de flores, banquetes y fiestas, celebraciones que le obligan a dejar la residencia oficial en el edificio del Cabildo para trasladarse a la tranquilidad del barrio de Chaguarchimbana –a la futura Quinta Bolívar- desde el 16 de septiembre hasta el 4 de octubre, en que sale hacia Loja, donde llegará 6 días después.
El 21 de octubre emprende el retorno a Cuenca, donde permanece hasta el 30 de ese mes, para viajar al norte por el trayecto de Azogues y llegar el 1 de noviembre a Riobamba y el 7 a Quito, de donde sale el 10 por los rumbos de Otavalo, Ibarra y Tulcán, y emprender el 1 de enero de 1823 el viaje a Pasto, de donde retorna a Quito el  22 después de pacificar aquella ciudad y se traslada a Guayaquil, donde llega el 8 de febrero y permanece hasta junio, en que retorna a Quito y es recibido con honores otra vez el día  27 y viaja a Ibarra. El 20 de julio está otra vez en Quito y el 24 sale hacia Guayaquil, donde otra vez tiene una entrada triunfal el 1 de agosto, para partir hacia el Perú, donde es recibido con honores el 1 de septiembre en Lima.
Bolívar no descansa y con voluntad férrea supera todos los obstáculos para trasladarse en forma vertiginosa por extensas geografías territoriales. Su genialidad, capacidad estratégica y vocación militar no tienen parangones en el mundo, pero la rapidez e intensidad con que vivió, repercutirán en su salud que se deteriora rápidamente, pero no le impide entregarse plenamente a los afanes libertarios.
Uno de los mayores recuerdos que deja a su paso por Cuenca es el homenaje que tributa a Gaspar Sangurima, el escultor, dibujante, relojero, carpintero y artesano de cien oficios, al que concede una pensión vitalicia y encarga dirigir la Escuela de Artes y Oficios, en reconocimiento a los geniales atributos del personaje considerado entre los hombres más destacados de Cuenca en las postrimerías de la Colonia e inicios de la República.

 

Bolívar en Chaguarchimbana

 

 

Rodrigo López Monsalve y Gerardo Machado, autores del texto y trabajo de caligrafía y arte
Del 19 al 23 de julio se realizó la Semana Bolivariana en Cuenca, con actos académicos, exposiciones y conferencias programadas por la Fundación Cultural Quinta Bolívar, dirigida por Josefina Flándoli, cuya sede está en el barrio Chaguarchimbana, donde se hospedó a su paso por Cuenca.
Entre los actos importantes constó la publicación del cuaderno Simón Bolívar: Pensamiento y Libertad, con una síntesis biográfica del personaje, así como textos alusivos a sus actividades políticas y militares en los países por cuya libertad luchó sin descanso ni fatiga.
Se trata de una publicación original, cuyos textos corresponden al maestro, investigador e historiador Rodrigo López Monsalve, funcionario de la Fundación Quinta Bolívar, acompañado de ilustraciones sobre el personaje, entre ellas reproducciones de cuadros de prestigiosos artistas que abordaron sobre la vida, luchas y hazañas del héroe americano.
Lo original de la obra radica en los textos manuscritos, elaborados por Gerardo Machado Clavijo, así como los gráficos intercalados en las páginas. La caligrafía y los párrafos con letra capitular, dan a la publicación un valor artístico excepcional. La publicación ha sido hecha en ejemplares de gran formato, numerados, destinados a autoridades locales y nacionales, así como una versión en tamaño menor, para la distribución gratuita al gran público.
Los actos de la Semana de Bolívar se desarrollaron en la Quinta Bolívar, constituyéndose en uno de los eventos de mayor importancia en la celebración del natalicio del personaje.
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar



Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Presidente Córdova 9-06 y Benigno Malo / Teléfonos: 2836001- 2861601 / Email:
Cuenca - Ecuador