Revista Avance

      

Ediciones de los Años 2001 - 2016

Las lecciones de la crisis.
E-mail Imprimir PDF
Los acontecimientos que hicieron noticia en las últimas semanas son parte de la respuesta de un sector ciudadano –nada despreciable-, a los procesos de cambio implantados por el Gobierno, reforzando su llamada “revolución ciudadana”.
Todo cambio implica reacciones. Lo más fácil es no hacerlo y cuando alguien lo propone, resistirse a aceptarlos. Para que esto no ocurra, conviene “socializar” las propuestas, para usar esa palabreja tan a gusto de los novísimos tutores de la sociedad contemporánea.
Y eso es lo que hizo falta al mandatario y su cúpula de colaboradores. No puede dudarse de las buenas intenciones con las que el señor Presidente de la República quiere mejorar la calidad de la educación, aprovechar los recursos mineros escondidos en el  subsuelo o convertir a las universidades en centros de formación profesional con niveles de excelencia.
Los buenos propósitos necesitan el respaldo de los sectores sobre los cuales van a tener incidencia. Probablemente ese respaldo hizo falta, más que por el vicio político de llevar la contra al gobernante, por ausencia de diálogo, porque parecieron una implantación forzosa y tal vez prepotente.
La experiencia, que ya causó una pérdida humana por la represión, debería inducir a las partes en conflicto a repensar en sus procedimientos y ser lección para enmendar procedimientos. Cuando apenas ha iniciado su segundo mandato el Presidente, no le conviene echar por la borda el gran apoyo que recibió en los repetidos procesos que culminaron con el orden de cosas actual, cuyos detalles está por demás aludirlos.
Quienes levantaron las reclamaciones fueron sus aliados y han ido a la oposición. Una oposición de la que gracias a la consunción de los partidos tradicionales, no se han aprovechado precisamente los sectores que repudian toda propuesta de cambio.
Que fue necesario implantar el orden en el quehacer político, en las relaciones sociales, en las áreas educativas, o reivindicar el respeto a la autoridad y las leyes, nadie puede negarlo. Pero hay maneras de lograrlo, discutiendo con quienes, precisamente, pueden ser aliados de esos cambios, a quienes también es preciso exigirles sensatez, patriotismo, honestidad, para no creer que llevaron a ser gobierno a alguien que ha de someterse a sus intereses. Lo que interesa es el pueblo -que es decir la democracia-, la justicia, el bienestar, el desarrollo. Nada más.









Documento sin título
Utimos comentarios
  • Una aguja en la selva
    Gracias por este articulo. He tratado de encontrar informacion sobre el accidente en el que estuvo mi Pare y no la he encontrado, si tiene fotos y mas informacion le agradezco. saludos Ruth Nader Leer m�s... 30.08.17 05:37 Por ruth nader
  • Los argentinos ya aceptan su mestizaje
    revisé la historia de costa rica, durante mucho tiempo negaron su mestizaje y eso que están en el corazón de América, los ticos tienen más componente afro/creole que indígena pero igual tienen mezcla, hasta los canadienses tienen. Leer m�s... 31.07.17 18:35 Por cristian
  • ¿Nombres o apodos para nuevas calles de Cuenca?
    Por favor podrían indicarme el Nombre del Autor y El Tí­tulo de ésta publicación? Gracias Leer m�s... 25.07.17 10:52 Por andres
  • La Gran Herencia Perruna de un Dictador en Rumania
    Filosofí­a barata, como la mayorí­a de documentos que se publican en nuestro querido Ecuador. Me llamó la atención el tí­tulo, pero que pena ver que nuestros periodistas no pasan de creerse una clase aparte, ajena de la realidad del país. Nuestras ciudades necesitan solucionar problemas y estos espa... Leer m�s... 19.07.17 16:11 Por Juan Carlos Bazante
  • Ser Mujer en Emiratos Árabes
    Creo k es inteligente uno. Viajar al extranjero respetar los codigos de. Vestimenta eso no mata a nadie no beber alcahol y respetar las costumbres ajenas Leer m�s... 18.07.17 10:56 Por Emiliapmoustafa
Desarrollado por Webnet Soluciones