Revista Avance

      

Actualmente editando: /home/ravance/public_html/templates/cloudbase/layouts/blocks/main.php Codificación: Volver a abrir Cambiar a Editor de código Cerrar Salvar

Palabras y piedras sueltas

Banner

Identifíquese

El implante de senos una decisión delicada

Adriana Galárraga, representante de una firma francesa, exhibe un par de modelos de implantes mamarios

 

La fábrica francesa Sebbin, de dispositivos para implantes mamarios, promociona la calidad de sus productos elaborados bajo rigurosos parámetros médicos y científicos. Las mujeres de todo el mundo los usan, cada vez con mayor frecuencia, para levantar senos deprimidos o resaltar el tamaño del busto
 
La estética y la vanidad las induce a exhibirse atractivas y seductoras. Adriana Galárraga, representante de la fábrica, visitó la redacción de AVANCE para defender la calidad de los implantes, pues otra empresa francesa, que nada tiene que ver con la que ella representa, ha quebrado luego de que muchas mujeres alrededor del mundo sufrieran problemas sanitarios graves por utilizar implantes sin garantías, elaborados con materiales de mala calidad.
 
“Nuestros implantes utilizan nueve capas del relleno Naturgel, ideal para semejar las glándulas mamarias, garantizando la durabilidad de por vida del producto, así como la seguridad de que las portadoras no sufrirán ningún riesgo”, dijo, al exhibir una variedad de esos moldes redondos gelatinosos que pueden ser estrujados o arrugados por la fuerza, pero de inmediato recuperan su forma normal.
 
Según su información en Quito, Guayaquil, Cuenca y Manta está el mayor número de mujeres ecuatorianas que se someten a las cirugías para aumentar el tamaño o recuperar la esbeltez de los senos. La casa fabricante se responsabiliza por la calidad garantizada por certificaciones internacionales de calidad, pero las usuarias deben escoger los médicos y establecimientos que garanticen los mejores procesos para la implantación.
 
La casa Sebbin sería la que lidera en el mundo la fabricación de implantes para senos, glúteos u otras partes reconstructivas del cuerpo –inclusive testículos-. La fabricación de los implantes está a cargo de 85 personas que producen 200 mil unidades mamarias por año para distribuirlas en el mundo.
 
El proceso de fabricación es fundamentalmente manual. La silicona utilizada para rellenos y envoltorio es de la más alta calidad y es moldeada en laboratorios esterilizados y a un cocimiento a 125 grados centígrados. De cada 35 unidades fabricadas, se sacrifica una para someterla a rigurosos controles y maltratos, a fin de asegurar la calidad final.
 
“Entre 700 y 900 dólares es el valor de un implante mamario de Sebbin, pero hay productos de otras marcas en el mercado por menos de 100 dólares”, afirma Adriana, dato que deja advertir la diferencia de calidad de los implantes.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar









Desarrollado por Webnet Soluciones