Revista Avance

      

Octubre de 2013

Actualmente editando: /home/ravance/public_html/templates/cloudbase/layouts/blocks/main.php Codificación: Volver a abrir Cambiar a Editor de código Cerrar Salvar

La indigencia en la modernidad

Por Eugenio Lloret Orellana

 

Eugenio Lloret Hay tipos subidos a los buses a pedir dinero para la mujer moribunda o para el entierro de la mamá que muere pasando un día de una enfermedad diferente
   
   

 

Hoy en día la pobreza urbana va de la mano de la modernidad y se hace más heterogénea e insensible a los efectos de las políticas sociales. Hasta no hace mucho los pobres eran parte del paisaje social, se los denominaba menesterosos, limosneros, mendigos y se reunían a la salida de las iglesias, en los portales de los mercados y más lugares de concentración.
 
   Los pobres entonces se limitaban a agradecer la limosna con la humildad requerida hasta que, por esas cosas de la modernidad se desacreditó a la caridad y se la denominó peyorativamente “asistencialismo“. Incluso se llegó a señalar que dar una limosna era una maldad ya que reproducía la miseria del pobre, lo envilecía, y hasta se llegó a decir que el nuevo nombre de la caridad era el “desarrollo“.
 
Entonces, la pobreza visible, la miseria resignada y la caridad tranquila, se camufló y cruzó la línea roja para multiplicarse en la calle con un nuevo paisaje humano. Los viejos mendigos herrumbrosos han sido ahora sustituidos en masa por ciudadanos desconectados del paraíso del Estado de Bienestar, tanto capitalista como socialista que han perdido su utopía central: la esperanza de poder otorgar bienestar a todos los que participan en él.
 
Salir a las calles del Ecuador es contemplar el más triste espectáculo de la pobreza y el rebusque disfrazado como arte callejero. En un semáforo en luz roja, vemos a jóvenes migrantes que montan un breve show de malabares o de traga fuego a la espera de unas monedas.
 
Las bandas de limpiaparabrisas apostados en las esquinas de las avenidas a la caza de cualquier descuido para ganarse unos centavos, son algunos de los muchos ejemplos de las hordas de pobres que caminan por todo el país junto con los cómicos ambulantes en plazas, mercados y parques, en su mayoría migrantes andinos que han desarrollado un tipo de actuación callejera 
 
 
 
que se encuentra ampliamente difundido en los sectores populares, que bien podría llamarse una pobreza del humor, es decir, el interés de intercambiar un conjunto de representaciones irónicas de la realidad social por dinero en efectivo.
 
Los buses urbanos están invadidos de atracadores que se autodenominan raperos, a quienes les damos plata en agradecimiento de que no nos ataquen apenas nos bajamos del colectivo. Hay otros tipos sin creatividad subiéndose a los buses con la misma historia pretendiendo descaradamente que les sigan dando dinero, ya sea para la mujer que está moribunda en el hospital o para el entierro de la mamá que se muere pasando un día de una enfermedad diferente.
 
Estos saltimbanquis urbanos que nos sorprenden a diario en las esquinas, semáforos, buses y plazas son la materialización de una ciudad cualquiera y caótica, pobre y violenta. No mendigan, intimidan. No producen pena sino temor. Tienen en la mirada la rabia y el resentimiento que produce el abandono. Y no olvidemos de los “cuidadores” de carros tomados de las vías públicas y a quienes hay que pagarles para que no le desmantelen el vehículo.
 
En otro extremo, delante de los supermercados, uno detrás de otro, hay rostros de niños maltratados hurgando en la basura. También hay rostros anónimos que prefieren el orgullo con hambre a la caridad, son los excluidos, los desempleados, los informales y también los ociosos. Las escenas de esa realidad urbana, son algunas de las arrugas del cuerpo social que se esparce como una herida abierta sobre la conciencia de quienes gobiernan pregonando el Buen Vivir y la reducción de la pobreza en un intento por vindicar la dignidad.
 
La nueva pobreza, entre la beneficencia comprensiva y la solidaridad activa es, sin embargo, muy diferente a la antigua, lleva la marca de la frustración.
 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Portada de Marzo de 2017

Lenin Moreno y Guillermo Lasso disputan la Presidencia del Ecuador, para las elecciones del 2 de abril.

 

Opinión

Sensatez y Realismo en Ofertas Electorales

   El Ecuador entra en la segunda fase de la campaña para concretar la votación de los candidatos presidenciales que accedieron a la segunda vuelta en las elecciones de febrero anterior. La expectativa de los primeros resultados continúa y se acrecienta, por lo que vale pedir a los líderes políticos y a sus adherentes que este período de trascendencia histórica decurra con serenidad, madurez, reflexión y patriotismo. Lo que está por delante es la suerte del Ecuador.

Leer más...

Reportajes, Entrevistas y Más...

Ciudad, gente, cultura y desarrollo

 

 

 

 

La Empresa Municipal de Desarrollo Económico (EDEC EP) promovió el taller “Emprende en Alimentos”, para 150 personas de parroquias urbanas y rurales, de las universidades de Cuenca e interesados en el tema de alimentos, para capacitar sobre manipulación de alimentos, legislación alimentaria, prácticas de manufactura, financiamiento e innovación y desarrollo de productos lácteos, cárnicos, frutales, aguas minerales, vegetales, conservas, deshidratados y vinos. 

 

 

 

 

 

 

La empresa AgroAzuay del Gobierno Provincial firmó un convenio con la Asociación de Productores de Café de Santa Isabel y entregó semillas e insumos agropecuarios para apoyar a los productores. La Vice Prefecta María Cecilia Alvarado hizo la entrega.  

 

 

 

 

 

 

 

 

El cantante Fausto Miño y Mariana Domínguez, del barrio Cristo del Consuelo, fueron los compadres del Carnaval festejado en Cuenca con auspicio de la Fundación Municipal de Turismo.

 

 

Egon Schwarz, judío austriaco sobreviviente de los campos de concentración nazis, falleció de 95 años en abril en Estados Unidos, donde residía. Personaje destacado en la cultura y la docencia en universidades europeas y norteamericanas, fue bachiller del colegio Benigno Malo, de Cuenca, y cursó estudios de Derecho en la Universidad de esta ciudad. En la foto (izquierda), con Claudio Cordero Espinoza, compañero en la Universidad, cuando en 2015 vino a Cuenca y ofreció una entrevista a AVANCE. (Puede leerse el reportaje en www.revistavance.com, edición de mayo de 2015)


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hernán Rodríguez Castelo, destacado literato, crítico literario y de arte, historiador y académico de la Lengua, falleció el 21 de febrero pasado. Una gran pérdida para la cultura ecuatoriana.

 

 

 

 

 

La casa museo Remigio Crespo Toral esta lista para abrir sus puertas, hermosamente restaurada,para que empiece a funcionar desde el próximo abril.

Palabras y piedras sueltas

Banner

Suscriptores Destacados

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Contador de Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

Visitas desde el 29-Dic-2008

mod_vvisit_counterHoy2360
mod_vvisit_counterAyer2923
mod_vvisit_counterEste mes77339

Versión Digital

 

 







Documento sin título
Utimos comentarios


Desarrollado por Webnet Soluciones