Revista Avance

      

Actualmente editando: /home/ravance/public_html/templates/cloudbase/layouts/blocks/main.php Codificación: Volver a abrir Cambiar a Editor de código Cerrar Salvar

Palabras y piedras sueltas

Banner
El enemigo invisible.

Por Marco Tello

 

Marco Tello
En las vías que rodean el aeropuerto, se apostaban las tropas de infantería en posición de combate, y en las rutas estratégicas confluían las ambulancias, los carros de bomberos, los vehículos blindados, y el aire se estremecía cargado de presagios bajo el peso de los helicópteros artillados

A quienes hacían columna frente a la ventanilla de pagos, probablemente les habrá llamado la atención el tamaño de las orejas, extremadamente largas, del hombre que se inclinó para desplegar un cartel con un aviso inquietante. Según explicaba, lo había encontrado esa mañana bajo la puerta de las madres conceptas. Se trataba de una amenaza parecida a la de los títulos que anunciaban las películas esa semana.
De modo que sí había fundamento para la inusitada agitación en las calles de ordinario alegres. Los amigos se saludaban y se despedían mirando para otro lado. Unas muchachas alegraron la escena con sus uniformes de colores vivos; pero iban nerviosas, apresuradas, rumbo al colegio que se adivinaba entre el vaivén de unos árboles. A la entrada del ayuntamiento, los empleados demoraban tomando el sol y mirando con ansiedad los relojes en un mar de rumores cercanos a la revuelta.
No por nada –informaron ese jueves los primeros partes oficiales-, solo por precaución se había redoblado la vigilancia en el centro patrimonial, dentro y fuera de las iglesias, de los museos, de los edificios bancarios. Piquetes de gendarmes recorrían las zonas comerciales en traje de campaña. En las vías que rodean el aeropuerto, se apostaban desde muy temprano las tropas de infantería en posición de combate, y en las rutas estratégicas confluían las ambulancias, los carros de bomberos, los vehículos blindados, y el aire se estremecía cargado de presagios bajo el peso de los helicópteros artillados.  
Por supuesto, el pavor era más estrepitoso en los barrios populares, proclives al tumulto. Las radiodifusoras competían por captar el interés público con las primicias en torno del temor colectivo suscitado por la amenaza fijada en las puertas de las iglesias en horas de la madrugada: “Hoy vendremos, y arderá vuestra ciudad. Los invisibles”. Desde luego, los carteles ya habían ardido bajo la vigilancia de los veedores y de los fiscales.
A pesar de las prevenciones, quedaban sin resolver otros problemas de seguridad. Debido a la emergencia, no se disponía de recursos suficientes para establecer puntos de control en cada lugar de acceso a los sectores antiguos y modernos del enorme laberinto urbano. La brevedad del anuncio tampoco permitía adivinar si la invasión se daría por aire o por tierra, y no era descabellada la idea de una nave estelar que girara incandescente sobre  un campo

 
de fútbol o sobre el patio de un convento. Otros reporteros difundieron por la radio la aterradora posibilidad de que los invasores tomaran por la corriente caudalosa del río que bordea los acantilados.
Pero algo resultaba muy extraño. Evitando caer en lo muy obvio, se había dejado para el último lo más razonable. Si en verdad se trataba de seres invisibles, era lógico pensar que estuvieron en la ciudad en el momento en que fijaron los carteles con letras de fuego sobre las puertas sagradas. Esta era la opinión irrebatible del jefe de la policía secreta. 
Cerca del medio día se materializaron los temores con los primeros tableteos de las ametralladoras, que venían en dirección del aeropuerto. Una bandada de palomas alborotadas tendió un ala de sombra sobre los viejos tejados. El fuego se generalizó y se elevaron a la distancia unos pequeños hongos de humo denso. El estrépito de las armas hería con creciente intensidad el oído, obligando a protegerse instintivamente las orejas.
Hacia las cinco de la tarde amainaron los disparos. En implacable cacería, las tropas habían peinado la ciudad barrio por barrio. Se oía una ráfaga cada cinco, cada diez minutos; venía luego un prolongado silencio, seguido de otros disparos esporádicos que martillaban en la oreja con el golpe que tiene en las películas cada tiro de gracia. La última balacera provino de un colegio que ardía entre los árboles y vibró con el silbido nítido con que deben sonar las balas que dan en los cuerpos transparentes. 
Poco a poco fueron desembocando en las morgues los camiones militares. Fatigadas, pero animosas, las gentes invadían los recintos y se arremolinaban alrededor de las pilas de cadáveres. En un balcón cercano flameó una bandera con los pliegues acariciados por el esplendor del verano. Pero la algarabía no ocultaba el asombro que había despertado la infiltración casi invisible de tantos seres malvados, de orejas extremadamente largas.
Una vez conjurado el sobresalto, la población recobró la calma y pudo entregarse a dormir sin temor esa noche, al menos hasta el alba, hora en la cual otro vecino madrugador de nariz muy larga u otro de nariz exageradamente respingada encontrará bajo la puerta de las madres conceptas otro cartel con la misma amenaza de antes, parecida a la de los títulos de las películas que anunciaban los cines esa semana.  
 

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Portada de Julio de 2017

Bello atardecer de sol y playa en las costas ecuatorianas, parajes preferidos para las vacaciones de la gente serrana del Ecuador en la presente temporada.

 

Opinion

Ciertos temas de interés general

Hay temas que ameritan más que otros hacerlos seguimiento. Uno de ellos es el del diálogo y el llamado a la cordialidad entre los ecuatorianos, que ventajosamente va tomando consistencia dos meses después de iniciado el actual Gobierno. Bien vale, por ello, destacar la asistencia del Presidente de la República a los actos oficiales más significativos con los que la Municipalidad de Guayaquil conmemoró un aniversario más de su fundación.

Leer más...

Reportajes, Entrevistas y más

Ciudad, gente, cultura y desarrollo

 

 

 

La empresa AgroAzuay, del Gobierno Provincial, auspició un plan de sembrío de papas en la parroquia Palmas, para que los agricultores mejoraran la productibilidad de sus terrenos. La cosecha fue exitosa y se la nominó Minga Papa, con la participación entusiasta de los beneficiarios que alcanzaron un 150% de incremento en relación con la siembra.
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

La Empresa de Movilidad de la Municipalidad de Cuenca inició un programa de prevención de accidentes que llama la atención de los conductores: en los sitios donde han ocurrido hechos trágicos, se coloca el Ala de la Prevención, para rendirles homenaje.

 

 

 

 

 

 

 

La Municipalidad de Cuenca inició el retiro de estructuras y movimientos preparatorios para la remodelación de la Plaza San Francisco,  proyecto que lleva décadas de postergación y se haría realidad..
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mario Andrés Molina Galarza y María José Tello Rosales contrajeron matrimonio el 22 de julio. La ceremonia religiosa fue en el templo Virgen de Fátima y la  recepción en Quinta Lucrecia. Los flamantes esposos lucen felices la noche del festejo de sus bodas.

 

 

 

 

 

 

 

Napoleón Almeida Durán, catedrático de las universidades de Cuenca y del Azuay, a más de estudioso y autor de investigaciones etnográficas y antropológicas, falleció el pasado julio. Cursó estudios en Europa y dejó importantes publicaciones de temas arqueológicos.

 

 

 

El clima de Cuenca sigue loco, loco. Nunca es seguro si  habrá sol o lluvia y con frecuencia las dos cosas en el mismo día. Julio fue helado: las fotos muestran la zona de El Ejido, en una mañana de neblina y, al medio día, con cielo y sol esplendorosos.

 

 

 

 

 

Vida en Broma

Un avión de TAME tuvo dificultades para aterrizar en Cuenca y  causó revuelo: vino, regresó, vino otra vez, revolvió y al fin tomó pista con la influencia del Superintendente de Desarrollo Territorial que no se dejó corchar el viaje.

Leer más...

Mucho mejor Ecuador

Banner

Contador de Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

Visitas desde Enero de 2009

mod_vvisit_counterHoy207
mod_vvisit_counterAyer405
mod_vvisit_counterEste mes9009

Versión Digital

 

 









Utimos comentarios
Desarrollado por Webnet Soluciones