Revista Avance

      

Actualmente editando: /home/ravance/public_html/templates/cloudbase/layouts/blocks/main.php Codificaci贸n: Volver a abrir Cambiar a Editor de c贸digo Cerrar Salvar

Palabras y piedras sueltas

Banner

Dickens: Un reino sin Futuro

Por Marco Tello

Marco Tello El arte narrativo transforma en tipos humanos a los personajes de la vida corriente: el burócrata, el empresario, la aristócrata venida a menos; y, en contraste, el obrero de alma translúcida, que ama y se conduele del dolor ajeno; por un lado, el sistema educativo centrado en la frialdad de los números; por otro, la sabiduría que transmite el jinete de circo con la gracia natural que le ha proporcionado el contacto con la vida real de los seres humanos

 

 

El pasado 7 de febrero, cada miembro del gabinete inglés recibió en obsequio un volumen de Charles Dickens (1812-1870), en una ceremonia por el bicentenario del escritor; todos, menos el primer ministro, quien recibió dos libros: “Tiempos difíciles” y “Grandes esperanzas”. El ofrecimiento de estas obras que no figuran entre las más leídas del autor (“Oliver Twist”, “David Copperfield”, “Canción de Navidad”), cobra un valor simbólico, como si el propio Dickens las hubiera seleccionado para la ocasión.
 
     Tenía el novelista 25 años de edad cuando la reina Victoria ascendió al trono británico e inauguró el fecundo período que se conoce como era victoriana, caracterizado por el esplendor del imperio, tras una larga convulsión. Durante el reinado, que se prolongó hasta 1901, Inglaterra se afianzó en sus posesiones, en sus dominios coloniales, y aceleró el proceso de industrialización. Crecieron las ciudades hasta convertirse en el escenario ideal para la actuación de la clase media y de la burguesía. Proliferó la banca que aseguraba el rédito de los capitales. Cambió el paisaje: líneas telegráficas, carreteras, vías ferroviarias daban flujo a la prosperidad. La flota imperial vigilaba el comercio marítimo y la seguridad externa. Nunca se había experimentado un vuelco tan radical del mundo y de su visión, un cambio febrilmente alentado por la idea de progreso.
 
     Sin embargo, hacia la mitad del siglo, ya era demasiado visible la cara oculta de ese esplendor, espacio lóbrego donde sobrevivía la población obrera que labraba la fortuna de los empresarios y de los administradores del capital. Era, desde luego, una situación no superada -talvez nunca superable- desde el siglo XVIII; esto es, desde el comienzo de una revolución que ha sido duradera porque no había triunfado con las armas, sino con el movimiento de la máquina de vapor: la revolución industrial (en la misma forma aparentemente pacífica en que hoy se da la revolución informática).
 
     Aquel lado oscuro, que ya era abordado en el siglo XIX por el pensamiento económico, fue llevado por Dickens al universo literario. Es el mundo fielmente descrito en “Tiempos difíciles” (1854), novela de realismo social con tenues pinceladas románticas sobre la naturaleza que presiente el drama humano
 

 

 

Vigor descriptivo, fuerza narrativa, vivacidad en el diálogo, obligan al lector a establecer un compromiso solidario con la realidad, con el narrador y, quizás, con el autor. Allí está la ciudad industrial de Coketown, nombre ficticio, pero no imaginario, porque Coketown, con sus ladrillos grises y sus serpientes de humo; con sus rincones lúgubres que acogen por la noche a los obreros ennegrecidos y agotados, puede ubicarse en muchos lugares del planeta.                
 
     Configurada alrededor de un solo afán colectivo –producir-, la ciudad había modelado de tal manera la visión positivista de la cúpula social que era inconcebible conjugar otro verbo que no fuera producir. Ni ideas ni propósitos había que pudieran brotar fuera del circuito productivo, al cual pertenecían los “brazos”, que así se denominaba a la clase obrera en su conjunto –pieza del telar-, porque el ser individual no existía. Tal era el esquema mental al que debían ajustarse los habitantes si querían prosperar en Coketown. El arte narrativo transforma en tipos humanos a los personajes de la vida corriente: el burócrata, el empresario, la aristócrata venida a menos; y, en contraste, el obrero de alma translúcida, que ama y se conduele del dolor ajeno; por un lado, el sistema educativo centrado en la frialdad de los números; por otro, la sabiduría que transmite el jinete de circo con la gracia natural que le ha proporcionado el contacto con la vida real de los seres humanos.
 
         No se sabe si el primer ministro británico habrá vuelto sobre el volumen que le fue obsequiado. De cualquier modo, descubrirá el lector una suerte de novela de tesis que ha adoptado magistralmente la forma narrativa para sustentar el fracaso de un sistema pedagógico. Al reducir el conocimiento a las realidades tangibles –estadísticas, números-, ese régimen escolar ocasionará desdichas incontables, ya que había dejado fuera de la razón cuanto pertenecía al sentimiento, al amor, a la imaginación. Y al lector le resonará extrañamente familiar aquel sistema destinado a conducir a la nueva generación hacia el reino de los hombres de negocios, un reino sin futuro, aunque dure mil años.
 
 
 
 
 
 

 

Escribir un comentario

C贸digo de seguridad
Refescar

Portada de Junio de 2017

El Presidente Lenín Moreno anunció una política de brazos abiertos e invitó a todos los ecuatorianos a trabajar con armonía por el bien del Ecuador.

 

Opini髇

Renovaci贸n y Optimismo Nacional

  La democracia continúa, la historia sigue su curso. Un ambiente de esperanzas predomina en el ánimo de los ecuatorianos en los días iniciales del Gobierno del Presidente Lenín Moreno, quien asumió el mando el 24de mayo con un discurso reconciliador, luego de la fogosa campaña electoral que ya es drama del pasado.

Leer m谩s...

Reportajes, Entrevistas y M醩...

Ciudad, gente, cultura y desarrollo

 

 

 

 

Martín Sánchez fue elegido Director de la Casa de la Cultura del Azuay y está en funciones desde mayo pasado. La nueva Ley de Cultura suprimió el cargo de Presidente del Núcleo y él es el primer directivo institucional de esta etapa que incorpora la Casa de la Cultura al Ministerio del ramo.

 

 

 

 

 

 

 

Manuel Orellana Ayora falleció el 18 de mayo, en Quito. Fue uno de los diez integrantes iniciales del Semanario La Escoba, resucitado en 1949 para continuar la publicación fundada por Fray Vicente Solano en 1854 y del que el religioso polémico sacó a luz 36 ediciones hasta febrero de 1858. Además, Orellana fue hombre público y maestro universitario con destacada trayectoria como investigador del desarrollo regional y nacional. Ejerció altas funciones en organismos internacionales. En varias épocas, con silencios y resurrecciones, La Escoba perduró hasta enero de 1961, cuando vio la última luz el Nro. 196. El Semanario, polemista y humorístico, irreverente, se rebeló contra los políticos, los intelectuales y personajes de viejo cuño y fue ventana anunciadora de nuevos tiempos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sandra Ochoa, Corresponsal del diario El Universo, falleció en la primera semana de mayo, provocando consternación entre los compañeros de profesión en Cuenca y en el país.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Humberto Polo Cabrera (1917), emprendedor comerciante, falleció en mayo pasado. Próximo a cumplir cien años, es recordado como un propulsor de la actividad mercantil de la ciudad en el siglo pasado. En junio de 1963, hace 54 años, fue uno de los fundadores de la primera Cooperativa de Ahorro y Crédito de Cuenca, en la Cámara de Comercio, ahora nominada Cooperativa Alfonso Jaramillo León (CAJA). 

 

 

 

 

 

 

 

El Alcalde Marcelo Cabrera Palacios, en cumplimiento de la Ley, presentó el informe de labores del último año de gestión. Fue en el Museo de la Ciudad, ante funcionarios municipales y público proveniente del Movimiento Igualdad, que él lo dirige.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carlos Serrano Aguilar, ex Presidente de la Corte de Justicia del Azuay y hombre público de destacada trayectoria, fue homenajeado por sus familiares y amigos, por haber recibido una distinción de la Municipalidad de Cuenca en reconocimiento a sus méritos. Aparece con su esposa, Martha Montesinos, rodeado de sus hijos y familiares
 

Vida en Broma

El Presidente Rafael Correa trabajó hasta el agotamiento, por diez años. Poco faltó para que saliera de la Asamblea Nacional en silla de ruedas luego de entregar el mando a su sucesor.

Leer m谩s...

Mucho mejor Ecuador

Banner

Contador de Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

Visitas desde Enero de 2009

mod_vvisit_counterHoy1615
mod_vvisit_counterAyer2932
mod_vvisit_counterEste mes35323

Versi髇 Digital

 

 









Desarrollado por Webnet Soluciones